Andorra se relaciona con el invierno, la nieve, el esquí.
Pero hay muchas más actividades posibles en este insuperable entorno natural. Una de ellas es la pesca de la trucha.

En el sistema de lagos y ríos de Andorra, compuesto de más de 70 lagos y el mismo número de lagos pequeños, así como en el fluvial, encontramos trucha común, salmonada, arco iris…

Las fechas ideales para la pesca en los ríos son de abril a septiembre. En lagos, de mayo a septiembre.

A tener en cuenta:
― Puedes pescar entre el amanecer y el anochecer.
― Está prohibido pescar con asticot, peces vivos o muertos, huevas de pescado o queso.
― La cantidad de capturas (8, 5 o 2) y talla (20, 23, 30 o 35 cm) varía en función del lugar. También hay zonas de pesca sin muerte.
― Puedes pescar con una sola caña a la vez.

Un itinerario de pesca que no puedes perderte es el círculo de Pessons, uno de los más bellos del Principado. Es una sucesión de 20 lagos y pequeñas balsas, y la gran mayoría contienen truchas. En el corazón del círculo glacial granítico más grande de Andorra, aparentemente árido, pero donde crecen una gran variedad de flores y plantas alpinas. El acceso al lago denominado Llac Primer se realiza en coche, y a partir de aquí, y dependiendo del objetivo, el Llac Forcat se corona en unos 15 minutos y el Llac de les Fonts, que es el último donde podrás pescar, en aproximadamente una hora y escasos minutos; el resto de los lagos se sitúan entre estas dos marcaciones. Todo el círculo es un vedado de pesca y el primer lago es sin muerte.